Tu salud durante el embarazo

Son muchos los cambios físicos y emocionales que puedes experimentar durante el periodo de gestación. Desde la anemia, náuseas hasta las hemorroides, esta práctica guía te ayudará a estar informada en forma y sana durante los nueve meses de dulce espera.  El embarazo seguramente te hará sentir física y emocionalmente bien sin embargo algunos de estos cambios pueden causarte molestias, lo que es completamente normal, tu cuerpo está pasando por unos cambios sorprendentes para favorecer el desarrollo de tu bebé. 

Cómo sobrellevar los problemas más frecuentes

ANEMIA

Los bajos niveles de hemoglobina que transporta el oxígeno por el cuerpo, causan la anemia (o deficiencia en hierro), frecuente en el embarazo. Se detecta en los análisis de sangre que se hacen en cada trimestre.

Síntomas: Cansancio, palidez, debilidad y dolor de cabeza.

Para poder fabricar suficientes células de hemoglobina, el cuerpo necesita mucho hierro. Entre sus fuentes se incluye la carne roja, el pescado azul, las legumbres, el pan integral y los cereales.

Si los análisis de sangre detectan anemia, el médico te prescribirá suplementos de hierro. Pero nunca deberás tomarlos sin consejo médico. Uno de sus efectos secundarios es el estreñimiento, si es tu caso, coméntalo a tu médico ya que existen muchos tipos de suplementos y es probable que haya uno que se adecue a ti.

Te hará sentir constantemente cansada y mareada. Visita a tu médico regularmente.

 

CALAMBRES

Los espasmos musculares dolorosos, la mayoría en las pantorrillas, tienen lugar porque las piernas se ven sometidas a más tensión por el peso extra que tienen que soportar.

También se cree que se deben a una falta de potasio (presente en los plátanos), calcio (en los lácteos) o sal en la dieta; o demasiado fósforo (por la ingesta de bebidas gaseosas o carnes procesadas). Así que no está de más que eches un vistazo a tu dieta y la ajustes si es necesario, también puede hacer unos cuantos calentamientos.

 

CISTITIS

La infección de vejiga de hace orinar con mucha frecuencia y sientes picores. Es más frecuente durante el embarazo debido a la presión que soporta la vejiga, pero quizás no tengas síntomas, motivo por el cual hacen análisis de orina.

¿Cómo prevenir y curar? 

  • Beber agua suficiente (de dos a tres litros diarios) y zumos cítricos (naranja, limón, etc.).
  • Mantener una higiene adecuada.
  • Usar ropa interior de algodón que facilite la transpiración.
  • Vaciar la vejiga siempre que sientas ganas de orinar.
  • Restringir la ingesta de alimentos refinados (sobre todo los azúcares) y comer yogures, ajo, perejil y arroz integral.

Si los síntomas duran más de un par de días, necesitarás un tratamiento con antibióticos durante siete a diez días para curar la enfermedad e impedir su evolución. Es importante detectarla pronto para que no llegue a afectar a los uréteres y riñones.

 

DOLOR DE ESPALDA

Las hormonas relajan las articulaciones y ligamentos para el parto. Pero también te hacen vulnerable a lesiones, sobre todo en la región lumbar. Además, el bebé presiona la columna y la pelvis.

Consejos:

  1. Aplica calor: Pon una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica en la zona.
  2. Usa almohadas: Al acostarse de lado, coloca una almohada entre los muslos y otra debajo de las rodillas.
  3. Acude al médico: Para el dolor agudo.
  4. Haz ejercicios para fortalecer los lumbares: Contrae los glúteos y los músculos abdominales. Mantén la postura varios segundos, respirando con regularidad. Repite dos o tres veces al día.
  5. Ponte de cuclillas, no te agaches: Nunca te flexiones la cintura para tomar algo. Cuando te agaches de cuclillas, mantén la espalda recta.

 

ESTREÑIMIENTO

En el embarazo, la progesterona relaja el sistema digestivo y ralentiza el movimiento intestinal, haciendo que el estreñimiento sea una molestia frecuente. Puede empeorar si estás tomando suplementos de hierro.

Seis formas de mantenerte regular:

  1. Bebe mucha agua, zumos e infusiones, evita el té y el café, ya que son diuréticos. 
  2. Come fibra, presente en frutas frescas, verduras y frutos integrales.
  3. Evita la ingesta de alimentos refinados y azucarados, que colapsan el sistema digestivo.
  4. Pasear y nadar mejora la circulación de la sangre.
  5. Tomate tu tiempo cuando vayas al baño y no hagas fuerza.
  6. Las infusiones de diente de león son muy buenas.

Visita al médico si te sientes muy incómoda o hinchada, te duele la cabeza, tienes calambres, abdominales, vómitos o llevas una semana sin ir al baño. Son síntomas de obstrucción intestinal y necesitaras tratamiento urgente.

 

MAREOS

Una disminución de las células de hemoglobina, que transportan el oxígeno por el cuerpo, puede hacerte sentir mareada e incluso llegar a perder la conciencia. Durante el embarazo, los niveles de azúcar en sangre la tensión tiende a bajar, lo que ocasiona mareos.

Tres formas de combatirlos:

  1. Ingiere: Toma alimentos ricos en proteínas, como queso y yogur, evita las tortas y los dulces.
  2. Incorpórate lentamente: Al levantarte del sofá, la silla o la cama, hazlo despacio. Si te mareas, recuéstate y levanta las piernas o pon la cabeza entre las rodillas para que la sangre llegue al cerebro.
  3. No te acuestes de espalda: El peso del abdomen puede presionar los vasos sanguíneos principales, sobre todo al final del embarazo. Recuéstate de lado.

Los mareos agudos pueden ser síntoma de anemia, así que comentárselo a tu médico será lo ideal. Si pierdes la conciencia o te sientes muy mareada, sobre todo al final el embarazo, visita al médico inmediatamente, ya que podría ser síntoma de tensión alta.

Es importante que ante estos cambios siempre mantengas la calma y asistas regularme a tu médico de confianza.