Celulitis, Un problema que angustia a las mujeres

Todos los años en cuanto comienza el mes de enero, la angustia invade a cientos de mujeres que descubren su celulitis. Los excesos y la desatención de muchas en cuanto a rutinas de salud las hace víctimas de este enemigo implacable de la belleza femenina. La celulitis las impulsa a visitar  centros de estética donde se ofrecen tratamientos para mejorar la apariencia de la piel y mejorar en gran medida la conocida piel de naranja.

Es importante aclarar que la celulitis no significa obesidad, numerosas obesas a pesar de sus kilos, no tienen huella de celulitis y numerosas mujeres afectadas de celulitis son delgadas, también existen mujeres que acumulan las dos enfermedades: la celulitis y la obesidad, pero son una excepción, ambas son provocadas por los mismos factores: vida demasiado sedentaria, un ambiente contaminado, falta de ejercicio, excesos alimenticios diversos.

La celulitis no distingue géneros, ataca por igual a hombres y mujeres, aunque son ellas las que en su mayoría están comprometidas con este padecimiento de la piel.

El mecanismo de su aparición sigue siendo desconocido, para algunos se trata de una congestión circulatoria y de una retención de agua en el tejido conjuntivo, esta detección sería de origen endocrino, es decir, debido a un desarrollo de las glándulas endocrinas: ovarios, suprarrenales, hipófisis, etc. Para otros sería consecuencia de un trastorno de nutrición caracterizado por una acumulación excesiva de grasas de reservas en ciertas células del tejido conjuntivo, ahora bien, se puede resumir la opinión de los médicos diciendo que se trata de una infiltración del tejido conjuntivo por un “lipoedema” (asociación química compleja de un exceso de grasa y de agua). Esta infiltración modifica progresivamente la textura del tejido conjuntivo y crea un endurecimiento doloroso y de particular consistencia en toda la región afectada.

 

¿Como se distingue la celulitis?

La piel toma un aspecto especial llamado “acolchado”, en lugar de ser suave y elástica. Más tarde toma un aspecto poroso, llamado “piel de naranja”. Este estado será siempre señal de un edema subyacente, es decir, de una difusión de agua anormal.

La celulitis forma placas infiltradas que pueden ser extensas, pero localizadas, en el abdomen, en las caderas, los muslos o las piernas, a veces son difusas y ocupan toda la mitad inferior del cuerpo, continuando hasta los tobillos. La celulitis generalizad que ataca también la parte alta del cuerpo, pero afortunadamente no es muy común.

¿La celulitis es dolorosa?

Si, todas las formas de celulitis tienen en común que son sensibles, es decir, dolorosas al tacto o a la fricción. Todas las ramificaciones nerviosas están comprimidas por las placas de celulitis y en ocasiones no soportan el más ligero roce. Es un signo tan habitual, que el médico siempre lo busca antes de afirmar que se trata de celulitis: la presión del índice de arriba abajo a lo largo del muslo, por su parte externa, produce un vivo dolor en toda su trayectoria. El color de la piel aparece normal en la mayoría de los casos. Pero, si la nutrición de tejido conjuntivo es verdaderamente muy deficiente, la piel no está bien nutrida su color puede modificarse.  Habrá brotes de inflamación local, la piel se volverá roja y caliente, sobre todo en los rodetes de las piernas o por el contrario fría o violácea, la piel se vuelve frágil y resistirá peor a las infecciones superficiales y a menudo cicatrizara muy mal, puede existir presencia frecuente de edemas, úlceras y sabañones en las piernas, muy a menudo difíciles de curar.

¿Dónde se aloja la celulitis?

En todos aquellos sitios en que normalmente tenemos tejido conjuntivo laxo, tejido que recubre el reverso de nuestra piel, la acolcha enteramente, interponiéndose entre ésta y las masas musculares o los relieves óseos más superficiales. Estas reservas de grasas aparecen en el momento de la pubertad en la niña modificando su apariencia en silueta de mujer suavizada por este discreto colchón graso, pero si por alguna razón se produce desde ese momento o más tarde un almacenamiento de grasa y sobre todo una retención de agua anormal también la celulitis comenzara a desarrollarse.

Contra la celulitis

  • Lo que hay que hacer: No abandonarse al advertir los primeros síntomas, consultar al médico para así recibir sus indicaciones (régimen alimenticio, estilo de vida, rutina de ejercicios.) 
  • Lo que es peligroso: Diagnosticarse uno mismo.

 

¿Existe algún tratamiento para celulitis efectivo?

La mejor forma de combatir la celulitis, es abordarla cuando aún no se ha desarrollado. Es decir, Prevenirla.

La biología de la mujer la hace propensa a acumular grasa en el tejido adiposo, en mayor o menor medida. Por este motivo, cerca del 95% de las mujeres desarrollan celulitis y el tratamiento más efectivo a día de hoy es el preventivo. Si ya observamos indicios de su presencia, también podemos frenar o ralentizar su avance mediante la prevención. Para ello, es recomendable llevar unos hábitos de vida saludables enfocados en una alimentación equilibrada y el ejercicio físico regular.

Si por el contrario has desarrollado este enemigo indeseable de la piel debes consultar tu médico, estar dispuesta hacer cambios en tu alimentación, así como incluir ejercicios en tu rutina diaria. Existen hoy en día diversos tratamientos en el mercado de comprobada eficacia que mejoran la estética de la piel y pueden aportar cambios significativos en tu autoestima.