FLUJO VAGINAL E INFECCIONES.

El cuerpo de la mujer es definitivamente cambiante. Dependiendo de la edad, si estamos embarazadas o no, el día que nos encontremos del ciclo menstrual, el uso de anticonceptivos orales, entre otros, observaremos cambios en muchas cosas, como el estado de la piel, la sensibilidad de las mamas, el flujo vaginal y hasta el humor.

El flujo vaginal es una secreción que sale por la vagina, apareciendo de vez en cuando en la ropa interior y si es bien interpretado puede delatar el momento del ciclo en el que te encuentras o si presentas alguna infección vaginal. Cumple muchas funciones como mantener un ambiente adecuado para evitar la proliferación de bacterias u otros agentes patógenos responsables de infecciones, facilitar el paso de los espermatozoides al útero durante la ovulación o limitar su movimiento en los días posteriores.

Entonces ¿Es normal?

¡Sí! Es normal, siempre y cuando este sea de color blanco o transparente, no huela mal y no produzca irritación o picazón en tu zona genital. El flujo vaginal puede variar dependiendo del momento del ciclo en el que te encuentres, puede ser:

-Blanco, espeso y escaso, durante los días fértiles.

-Abundante, elástico y transparente cuando estas ovulando.

-Blanco, denso o fibroso, luego de la ovulación.

Lo que NO es normal.

A pesar de estas variaciones, existen algunas características que si están presentes se consideran indicativo de infección vaginal, a veces puede ser difícil que la paciente lo note, en algunas infecciones el único cambio es la consistencia del flujo, que puede ser grumosa, sin síntoma adicional, en otros casos las manifestaciones son tan importantes que la ropa interior se humedece constantemente o el prurito (picor) vaginal te obliga a adquirir posturas curiosas para no rascarte en público. 

¿Cómo no debe ser el flujo vaginal? 

El flujo vaginal no debe ser espumoso, grumoso, de un color distinto a blanco (como amarillo o grisáceo) y definitivamente el flujo vaginal normal no debe estar acompañado de mal olor y picor o irritación genital.

Cuando una de estas características aparece lo mejor que puedes hacer es prestarle atención y acudir con un especialista, si te encuentras en Caracas, mi consultorio en Santa Paula está a la orden para ti. Sé que a veces estas situaciones pueden hacerte sentir un poco incomoda, pero no te preocupes, ten la confianza en mí como especialista y como mujer, para ofrecerte el mejor tratamiento.

Las infecciones más frecuentes.

Existen muchas infecciones que pueden afectar el área vaginal, pero las más frecuentes son la vaginitis por Cándida, la tricomoniasis y la vaginosis por Gardenella. Estas infecciones generalmente no suelen ser graves y se resuelven con el tratamiento adecuado rápidamente, pero si tienes alguna enfermedad crónica o estas embarazada una infección vaginal puede poner en riesgo tu salud y la vida de tu bebe, es por esto que cada caso debe ser estudiado de manera individual. No pospongas tu salud y asiste a consulta si sospechas que algo no marcha bien.

 

Vaginitis por Cándida.

Esta infección es causada por un hongo llamado Cándida albicans, es muy frecuente en mujeres en edad fértil y a veces puede aparecer en repetidas ocasiones. Los síntomas más comunes de esta infección son picor y ardor en el área genital, flujo blanquecino y grumoso, algunas mujeres pueden tener enrojecimiento vulvar, molestias al orinar y dolor durante las relaciones sexuales.

La candidiasis vaginal puede adquirirse por transmisión sexual, pero también puede padecerse sin necesidad de haber tenido relaciones sexuales, entre las causas predisponentes a padecerla están el sobre peso, el uso de anticonceptivos orales, el embarazo, algunos medicamentos como antibióticos y esteroides y el uso frecuente de duchas vaginales, la razón es que estos factores influyen en el cambio de la flora bacteriana normal y del pH vaginal, alterando el equilibrio y permitiendo el desarrollo de estas infecciones.  

El diagnostico se realiza en la consulta con los síntomas que refiere la paciente y las características del flujo vaginal durante la exploración ginecológica.

El tratamiento generalmente es con óvulos vaginales o cremas, dependiendo del caso indicare el más adecuado para ti.

Tricomoniasis.

Esta es una infección de transmisión sexual, los síntomas incluyen flujo vaginal amarillo verdoso que generalmente tiene mal olor, es espumoso y abundante, además la paciente refiere picor vaginal intenso, ardor al orinar y molestias durante el acto sexual. 

Para diagnosticar la tricomoniasis se realiza una exploración ginecológica, en ella se observa el cuello uterino inflamado y enrojecido. El tratamiento consiste en óvulos vaginales especiales para esta infección, durante el periodo que recibas tratamiento no debes tener relaciones sexuales y es importante que tu pareja también se trate para evitar reincidencias.

La tricomoniasis es especialmente grave cuando estas embarazada debido a que es responsable de causar complicaciones como parto prematuro y tener un bebe de bajo peso al nacer. Para evitar contraerla se recomienda mantener una pareja sexual y utilizar métodos de barrera como el preservativo.

Vaginosis por Gardnerella.

Aunque esta infección suele estar relacionada con la presencia de enfermedades de transmisión sexual, su aparición es por diversas causas, entre las cuales se encuentra la alteración de la flora bacteriana normal de la vagina y de su pH, múltiples parejas sexuales y el uso de duchas vaginales.

El síntoma predominante en estas pacientes es la aparición de flujo vaginal de color grisáceo con mal olor, que se intensifica luego de tener relaciones sexuales, a veces puede estar acompañado de picor y ardor en el área genital. Las mujeres embarazadas que tienen esta infección tienen un alto riesgo de sufrir un parto pretermino, de aquí la importancia del diagnóstico y tratamiento temprano.

El flujo vaginal es una manifestación de nuestro aparato reproductivo que nos ayuda a conocer el ciclo menstrual y en algunos casos es el reflejo de infecciones o enfermedades que podemos pasar desapercibidas. Es importante que como mujer entiendas la importancia del flujo vaginal y como colabora al equilibrio en tu zona intima, muchas pacientes usan frecuentemente jabones que no son adecuados o duchas vaginales, con el propósito de sentirse más limpias sin saber el costo que esto tiene sobre la flora bacteriana normal y las posibles infecciones que pueden padecer en consecuencia. Conocer el flujo vaginal normal y una higiene adecuada te permite gozar de una salud sexual plena.