Consejos para disfrutar de tu recién nacido

Los primeros días después del parto están llenos de momentos especiales, en donde tu hijo y tu son los protagonistas de la historia, disfrútalos. No volverán a repetirse.

Raquel Domínguez de 27 años, deseaba tener a su bebé. Ella recuerda: “Sólo pensaba en darle el pecho, abrazarle y contemplarle, pero a las pocas horas de llegar a casa con mi hijo Daniel, mi familia apareció por la puerta repentinamente, me encerré en la cocina a preparar los pasapalos mientras el bebé pasaba de unos brazos a otros. La única vez que lo tome fue para darle el pecho, pero incluso entonces había alguien observándome, me se sentía incomoda, contemplaba en silencio aquella situación, lo que más me cuestionaba era el tiempo que no dedicaba a mi bebe y que mi inesperada visita aprovechaba en mi lugar” Raquel lamentaba no haber hecho un video con su hijo. “Tengo horas grabadas con sus abuelos, sus tíos y sus tías, y ninguna conmigo”.

NO LO HAGAS TODO

Las primeras semanas con tu hijo son muy especiales, es un tiempo para recuperarse, experimentar, descubrir y aprender, aunque tu instinto te diga que lo único que debes hacer es reposar en el sofá con el pijama y él bebe en brazos. Todas nosotras queremos dar la impresión de que la maternidad es coser y cantar, pero cuando intentas ser una súper mujer, los momentos especiales con él bebe desaparecen. En algunas culturas las mujeres pasan seis semanas en cama, atendidas por sus familiares. Quizás no sea algo práctico, pero las primeras semanas deberían ser un tiempo para crear vínculos con él bebe, aprender y poner en práctica tu nuevo papel de madre.

Pocas de nosotras lo permitimos. Muchas mamás esperan recuperar sus vidas de antes inmediatamente. Y cuando eso no ocurre, se enfadan porque no han conseguido todavía crear una rutina que funcione y por ello piensan que han fallado.

CÉNTRATE EN APRENDER

Sin duda, tienes muchas cosas que aprender las primeras semanas de maternidad; desde darle el pecho al bebé, cambiarle los pañales o crear una rutina. Los bebés no vienen con instrucciones, al principio es normal sentirse algo desorientada. La única forma de sobrellevarlo es tirando tu antigua rutina por la ventana para aprender a cuidar de él y a reconocer sus necesidades. Este proceso posiblemente te llevará el doble de tiempo si intentas combinarlo con la limpieza, la cocina y el entretenimiento. Si te sobrecargas con tareas, también te perjudicaras físicamente. Tardaras unas seis semanas en sobreponerte del parto y en establecer la lactancia materna. Si te aceleras, acabaras agotada y será más probable que sufras resfriados, infecciones o depresión. Quizás se prolonguen también los sangrados posparto. Una luna de miel con tu recién nacido, tranquila y relajada, también le beneficiará a él. La transición al mundo exterior es dura para el bebé, así que necesitará tranquilidad y tiempo para adaptarse. Demasiado ruido y actividad le inquietarán.

Aunque es cierto que la vida tiene que recuperar su normalidad, es muy importante que dediques un tiempo a saborear los momentos mágicos con tu recién nacido porque es invaluable. El primer baño, los primeros hipos y las primeras sonrisas. Cada día está lleno de cientos de pequeños y maravillosos momentos, instantes de cercanía, ya sea en la cama, en la bañera o piel con piel, que nutrirán ese vínculo tan estrecho entre ambos.

CONTROLA LAS VISITAS

No todas las familias se toman a bien ser excluidas y lo más probable es que la tuya tampoco. La clave está en controlar las visitas, alternar los días, buscar alternativas.  También es bueno aceptar la ayuda que nos ofrezcan, no hay nada de malo en dejar que tu suegra pase el aspirador para que tú puedas estar con el bebé, y lo que se refiere a la estancia de tus familiares, mejor espera a que puedas atender con más equilibrio los asuntos del hogar. Aunque es importante que dediques tiempo al recién nacido, recuperarte y adaptarse a tu nuevo rol, sin convertirte en una ermitaña. Un café con las amigas te ayudara a re conectar con el mundo, deja las compras maratonianas y las fiestas familiares para más adelante. Las primeras semanas son importante para tu nueva familia, así que no te sientas culpable por tardar en recuperar tu rutina de antes. Ahora solo importa el bebé.

CONSEJOS PARA APROVECHAR LOS PRIMEROS DÍAS CON TU HIJO

  1. Prepara comida en cantidad antes del parto y congélala.
  2. Apunta en una lista los teléfonos de las personas a las que querrás llamarlas para darles la buena noticia.
  3. Compra una mini cuna con ruedas para tenerle siempre cerca cuando hagas las tareas domésticas. Cuando tenga dos meses ya puedes ponerlo en una hamaca para poder cambiarlo de habitación.
  4. Regístrate en internet para hacer las compras en el supermercado on-line y así evitar ir tu misma.
  5. Haz acopio de comida y bebida pensando en las visitas.
  6. Compra toallitas antibacterianas para limpiar rápidamente todo tipo de superficies.
  7. Llena unos cestos con pañales, toallitas y otras cosas esenciales que puedes tener siempre a mano.
  8. Sugiere a los futuros visitantes que en vez de traer bodys o pijamas para el bebé, traigan comida casera.
  9. Crea un rincón cómodo en tu casa donde puedes retirarte para darle el pecho al bebé o siempre que quieras estar tranquila.
  10. Dedícate tiempo para aseo personal y consentirte, si mama está bien, él bebé estará bien.

PUEDES SEGUIR SU EJEMPLO

Muchas famosas prefirieron retirarse un tiempo y dedicarse a sus bebés.

  • Después de la llegada de Vivienne y Knox, Angelina Jolie se retiró a su castillo en Francia durante meses antes de regresar a Estados Unidos. “Es algo caótico, pero no nos va mal del todo y los niños están encantados”, decía esta mamá de familia numerosa.
  • Liv Tyler cogió un año sabático después del nacimiento de Milo. “recuerdo un día que estaba paseando por la calle cuando un fotógrafo me salió al encuentro, llevaba una camiseta sin forma alguna y unos pantalones anchos. Cuando la foto fue publicada en una revista me preguntaron si estaba otra vez embarazada. Recuerdo que pensé: “Ya se han acabado las vacaciones”.
  • Como los paparazzi no la dejaban tranquila durante su embarazo, el ginecólogo tuvo que ir a su casa a hacerle varias visitas. Por eso, Katie Holmes decidió retirarse del ojo público durante cinco meses después del parto de Suri. Vivíamos como una familia normal y nos sacábamos nuestras propias fotos”, explica el papá, Tom Cruise.
  • Jennifer López no contrato a una niñera hasta seis meses después de que nacieran sus gemelos Max y Emma. “Intento pasar cada momento libre con ellos. Lo mejor de todo es ver sus sonrisas cuando me miran”.

Si deseas consultarme escríbeme al email info@draflorangelvera.com o al movil +58 412 701 50 86